23.2 C
Caracas
jueves, abril 18, 2024

La Resolución de Disputas por Inversión para impulsar la recuperación económica de América Latina

Mientras el mundo lucha por salir de la pandemia de COVID-19, los gobiernos latinoamericanos están perdiendo oportunidades para atraer inversionistas extranjeros que son cruciales para un eventual renacimiento económico. Uno de ellos es resolver las viejas disputas sobre inversiones más temprano que tarde.

América Latina fue la única región del mundo que registró un crecimiento económico nulo en 2019, en promedio. Luego experimentó la mayor caída relativa en el PIB real de 2020 impulsado por la pandemia: un colapso de al menos el 7% frente a una contracción promedio de los mercados emergentes de menos del 3%. Lo más probable es que la naturaleza de la recuperación en curso no sea ni inclusiva ni sostenible, y el regreso a la mediocridad presentará en su mayoría empleos creados en la economía sumergida, niños privados de dos años de educación, una clase media reducida y las desigualdades de ingresos que se ven peor que en 2019.

Sin duda, cada crisis tiene el potencial de convertirse en una oportunidad. Para abordar las pérdidas del PIB a largo plazo y el aumento de la desigualdad, el FMI recomienda con razón a los gobiernos que mejoren su clima empresarial y de inversión y adopten políticas que reviertan el revés a la acumulación de capital humano, fomenten la creación de empleo y faciliten la reasignación de trabajadores (p. Ej. -conectado a actividades cableadas).

Es hora de resolver más disputas sobre inversiones

A medida que persista el impacto de la pandemia en los empleos y los ingresos, y parece probable que lo haga hasta el 2024 , los gobiernos latinoamericanos deberían comenzar a tomar medidas para mejorar su reputación y clima empresarial resolviendo las numerosas disputas que han languidecido en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones. (CIADI, con sede en Washington DC) y en la Corte Permanente de Arbitraje (CPA, en La Haya). Estas son heridas abiertas que necesitan ser curadas.

Desde finales de la década de 1990, los inversores extranjeros han presentado casi 1.100 casos contra unos 120 países, pero dos de los tres objetivos más frecuentes son Argentina y Venezuela, y las dos regiones a las que se dirige con mayor frecuencia son América Latina y Europa del Este / Asia Central. El derecho de las personas físicas y jurídicas extranjeras a presentar reclamaciones contra gobiernos en determinados tribunales de arbitraje es una característica de prácticamente todos los más de 3.000 tratados bilaterales y multilaterales de inversión y comercio firmados desde finales de los años ochenta. Una excepción es Brasil, que nunca ha ratificado un tratado de inversión internacional que prevea la solución de controversias entre inversionistas y Estados.

Con el fin de atraer inversionistas extranjeros a países con sistemas legales débiles, poderes judiciales empañados o políticas inestables, los tratados ofrecen derechos legales que incluyen trato justo y equitativo, transferencia libre de fondos de inversión hacia adentro o hacia afuera, y protección contra expropiaciones directas o indirectas sin compensación total. Los tribunales de arbitraje no pueden revocar las políticas o leyes locales mientras resuelven conflictos de inversión, pero pueden otorgar daños monetarios a los inversores afectados negativamente por esas leyes y políticas.

A mediados de 2020, se habían cerrado 740 casos, con un 37% resuelto a favor del estado anfitrión, un 29% a favor del inversor y un 20% de los casos resueltos extrajudicialmente. El resto se abandonó o se suspendió de otro modo.

Solo en el CIADI, actualmente hay 85 casos pendientes contra varios gobiernos de América Latina, varios de los cuales se presentaron hace más de una década. Los cinco países latinoamericanos más frecuentemente acosados ​​por quejas de inversionistas extranjeros -Argentina, Venezuela, México, Perú y Colombia, en ese orden- han resuelto menos del 6% de sus casos. Por lo tanto, tienen un amplio espacio para generar la buena voluntad necesaria mediante la liquidación de muchos más.

Algunos ejemplos de los casos en cuestión incluyen el reclamo de ICS Inspection and Control Services Ltd., un inversionista del Reino Unido, de que el gobierno de Argentina no pagó las facturas en virtud de un contrato en el que ICS debía prestar servicios de auditoría de las importaciones con destino al país antes de que fueran enviados. Luis García Armas, un inversionista español, alega que el gobierno de Venezuela expropió sin compensación sus inversiones en cuatro empresas procesadoras de alimentos. Alicia Grace y otros ciudadanos y entidades estadounidenses afirman que la empresa petrolera estatal mexicana Pemex rescindió anticipadamente sus contratos de arrendamiento de cinco plataformas de perforación petrolera en alta mar que poseían. Enagás y Enagás Internacional, empresas españolas, alegan que el gobierno de Perú canceló un contrato de concesión para construir un gasoducto de gas natural. Y Astrida Carrizosa, estadounidense

Los costos y beneficios

La resolución de cualquiera de los casos pendientes en arbitraje conllevará un costo fiscal pero también generará ahorros fiscales. Cuando el demandante tiene éxito en uno de estos arbitrajes internacionales, el laudo promedio, sobre la base de una muestra de más de 300 casos,  ha sido  del orden de $ 75 millones, una fracción de los aproximadamente $ 500 millones reclamados. Por lo tanto, los inversores están preparados para negociar grandes descuentos de los números de reclamos de los titulares. Pero resolver las reclamaciones desde el principio también proporciona ahorros presupuestarios, y no solo en relación con una posible indemnización favorable para el reclamante. Ahorra decenas o incluso cientos de millones de dólares porque mantener todos estos casos en funcionamiento durante 5, 10 o incluso 15 años  genera facturas enormes. a cuenta de los honorarios pagaderos continuamente a abogados, testigos expertos, árbitros y personal de EE. UU. y Europa, alquiler de locales y vuelos y hoteles.

Un estudio histórico sobre la toma de decisiones entre inversionistas multinacionales mostró que el estado de derecho se encuentra entre sus tres consideraciones principales al tomar decisiones de inversión extranjera, junto con la facilidad para hacer negocios y la estabilidad política. Casi el 90% de los inversores encuestados dijeron que una tradición de un estado de derecho fuerte es «esencial» o «muy importante» para la toma de decisiones. Y, sin embargo, el Índice de Estado de Derecho actualizado anualmente por el Proyecto de Justicia Mundial muestra que , en 2020, solo Uruguay, Costa Rica y Chile (en ese orden) se ubicaron entre el tercio superior de países respetuosos de la ley del mundo. Nueve países de América Latina, incluidos México y Venezuela, se ubicaron en el tercer grupo del último tercio del mundo.

A fin de cuentas, resolver una gran parte de las reclamaciones de arbitraje internacional parecería ser una forma oportuna y rentable para que los gobiernos de América Latina mejoren su reputación y clima empresarial, posicionando a sus países para una mejor situación basada en la inversión. recuperación de la pandemia.

¿Te gustó nuestro articulo? Recuerda que puedes darle tu puntuacion en «tarifa» más abajo, y compartirlo en las principales redes sociales. En caso que tengas alguna inquietud respecto esta noticia hazla saber en la seccion «comentarios».

Estamos atentos, y apreciamos tu intervención.

spot_imgspot_img

Subscribe

Related articles

España ordenó el bloqueo a la plataforma Telegram

El pasado viernes 22 de marzo del presente 2024,...

Neuroderechos ¿Qué pasaría si pudieran leer tus pensamientos?

Los derechos neuronales, descrito por expertos como la cuarta...

El contenido de la Circular UNIF-DG-DSU-04409 y el Secreto Profesional

La Unidad Nacional de Inteligencia Financiera (UNIF), publico la  Circular...
spot_imgspot_img
Gaceta Legal
Gaceta Legalhttps://www.gacetalegal.com
Una aplicación del grupo Lawit.org | Law, Innovation & Technology.