25.7 C
Caracas
lunes, junio 17, 2024

¿La exitosa serie infringe las normas de propiedad intelectual?

La famosa serie de Netflix inspirada en la saga de libros de la famosa escritora Julia Quinn nos ha generado distintas emociones, gracias también a la talentosa productora Shondaland fundada por Shonda Rhimes quien ha ayudado a darle vida a tan maravillosos personajes y quien también es reconocida por series como Grey’s Anatomy, Scandal y How to get away with murther.

Cada canción que escuchamos en momentos importantes realmente son canciones de nuestra época, como es el caso de Sing of the times de Harry Styles, versionada por Steve Horner en esta oportunidad; podemos escuchar esta maravillosa pieza en el sexto capítulo de la segunda temporada, además de otros famosos éxitos musicales a lo largo de las temporadas.

Chris Van Dusen, showrunner de Bridgerton, indicó en una entrevista que Elegí todas estas canciones por razones muy específicas. Cada una es increíblemente poderosa y profundamente emocional a su manera”. Por lo que podemos entender que el mismo showrunner intenta crear la atmósfera más perfecta para que el espectador se encierre dentro de la escena y pueda sentirse igual que los personajes en un momento en específico.

Parte de la emoción, el entusiasmo y la adicción que genera la serie dramática, proviene de la ambientación musical donde llevan temas en tendencia de la actualidad a temas que sonarían en los pomposos bailes de la época. Lo cual nos lleva a los operadores de justicia y a espectadores jóvenes a cuestionarnos, ¿cómo es posible que esto ocurra? Pues, en el caso de la jurisdicción venezolana existe la Ley de Derecho de Autor, donde podemos identificar en que parte de la ley se establecen los permisos para versionar los grandes éxitos que forman parte de la serie.

Sin embargo, detrás de toda la magia detrás de la producción de la famosa serie existen problemas legales, un ejemplo sería, el del año 2022, en la que la producción de un musical llamado “The Unofficial Bridgerton Musical”, demandando a la producción de Netflix por temas de propiedad intelectual. Esta producción llamó la atención de el gigante del streaming debido a que se copiaban de forma exacta los temas musicales, partes del guion original y hasta expresiones de los actores dentro de la serie original. Netflix ofreció una licencia antes del lanzamiento del musical, pero las creadoras rechazaron la oferta, ya que “querían extender la fanficción más allá del punto de quiebre”. A pesar de que efectivamente Netflix concretó la demanda, la misma fue retirada por razones desconocidas.

Netflix trabaja con exclusividad de derechos en todas sus series y películas e igualmente se asocia con proveedores de contenido y estudios para obtener licencias y derechos de otros títulos, como, por ejemplo, los derechos para versionar las canciones. Como es el caso de la serie, donde obtuvieron los permisos necesarios para versionar las canciones que consideraron adecuadas para la serie.

 Recordemos brevemente que el derecho de autor protege la propiedad del creador de la obra, en el caso de la industria musical el autor debe proteger la música y la letra de una canción y este titular podrá disponer de sus derechos como le parezca. Pero también existen los derechos conexos, que son los derechos de los artistas, ejecutantes y productores fonográficos, este derecho les permite a los titulares recibir una compensación económica cada vez que se reproduce la obra o se distribuye.

Dentro de la Ley de Propiedad Intelectual podemos ubicar diferentes derechos y permisos que pueden acordar las partes interesadas en que su obra sea protegida, en caso de que desee vender su obra o en caso de que un tercero se quiera beneficiar económicamente por esta obra, en el caso de que se herede u otros casos que ampare esta ley. En el caso de la famosa serie Bridgerton , la banda Vitamin String Quartet y otros compositores clásicos, como Kris Bowers, versiona éxitos musicales de distintos artistas para que sean adaptados a la ambientación y el espacio de la época donde se desarrolla la serie.

Si se tratara de la legislación venezolana, los productores y el showrunner de Netflix debería partir según lo establecido en la Ley de Derechos de autor, donde se indica que debe hacer el interesado para poder adquirir los permisos y derechos necesarios para versionar las canciones originales.

En la legislación venezolana se encuentra el artículo 18, cuál indica que corresponde solamente al autor otorgar el consentimiento expreso para que sea posible divulgar su obra, por lo que las partes interesadas debieron pactar las condiciones para poder hacer uso de la obra musical dentro de la serie. Sumado al artículo 21 de la misma ley donde se establece que el autor de la obra es la única persona con potestad de autorizar que se hagan las adaptaciones, arreglos y otras transformaciones a su obra que el solicitante considere necesarias. Además del artículo 50 que indica que el derecho de explotación podrá ser transferido, según lo dispuesto en la ley, a título gratuito o a título oneroso. Igualmente, el titular de este derecho podrá conceder a terceros una licencia de uso, no exclusiva e intransferible, a cambio de una remuneración que será acordada mediante un contrato que contenga las condiciones pactadas entre los interesados.

spot_imgspot_img

Subscribe

Related articles

La historia detrás de la Ley Bosman

Sin duda alguna, uno de los casos más sonados...

Mujer físicamente sana fue sometida a eutanasia

La neerlandesa, Zoraya Ter Beek de 29 años fue...
spot_imgspot_img
Andrea Miranda
Andrea Mirandahttps://lawit.org/
Pasante Legal en LAWIT | VENEZUELA - Estudiante de Derecho - 10/10 USM'

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí