Inicio Arbitraje Comercial Límites del consentimiento en los acuerdos de arbitraje multipartito

Límites del consentimiento en los acuerdos de arbitraje multipartito

0
121

Ciertas reglas de arbitraje, como el Artículo 22.1 (vii) de las Reglas de Arbitraje Internacional de la Corte de Londres (» Reglas de LCIA 2014 «), prevén una «unión forzosa». Esto faculta a un tribunal arbitral para ordenar la unión de un tercero que consienta en los procedimientos de arbitraje existentes, siempre que una parte existente también dé su consentimiento para la unión, incluso si las otras partes del procedimiento de arbitraje se oponen. Sin embargo, ¿qué constituye el «consentimiento» necesario y cómo puede establecerse ese «consentimiento»?

En la reciente decisión en CJD v CJE y otro [2021] SGHC 61, el Tribunal Superior de Singapur aprovechó la oportunidad para considerar el elemento de «consentimiento» en una «acumulación forzosa» y cuestiones que giran en torno a la interpretación y el ámbito adecuados del artículo 22.1 ( vii) de las Reglas de la LCIA de 2014.

Es importante destacar que el Tribunal Superior dejó en claro que el mero hecho de ser signatario y parte de un contrato multipartito que contenga el acuerdo de arbitraje no era suficiente en sí mismo para constituir el consentimiento de un tercero a unirse en cualquier referencia arbitral que involucre a cualquiera de los otras partes del contrato multipartito. El Tribunal Superior enfatizó que, dado que una «acumulación forzosa» en el contexto del arbitraje es drástica, en un contrato multipartito, la redacción de la regla de arbitraje institucional pertinente y el acuerdo de arbitraje deben ser claros e inequívocos para otorgar poderes a un tribunal arbitral. Permitir la acumulación forzosa y que contenga o acredite el consentimiento expreso por escrito de la tercera persona a la que se propone unirse.

Fondo

En este caso, el Demandante celebró un acuerdo de empresa conjunta con el Primer Demandado, el Segundo Demandado (que poseía el 100% de las acciones emitidas en CJE) y otras tres partes (» Acuerdo de empresa conjunta «). Posteriormente se estableció una empresa conjunta de conformidad con el Acuerdo de empresa conjunta (» Empresa conjunta «).

El Acuerdo de Joint Venture disponía que cualquier disputa que surja de, o en conexión con, la Compañía de Joint Venture se resolverá mediante un arbitraje con sede en Singapur de acuerdo con las Reglas de la LCIA de 2014 (Cláusula 36.3).

Posteriormente, el Primer Demandado inició un procedimiento de arbitraje en Singapur contra el Demandante bajo los auspicios de la LCIA (» Arbitraje «), y el Demandante presentó, entre otras cosas, una solicitud al Tribunal para unirse al Segundo Demandado como parte del Arbitraje (» Solicitud de incorporación ”).

El Tribunal rechazó la Solicitud de acumulación:

  • A partir de la redacción del Artículo 22 de las Reglas de la LCIA de 2014, el Tribunal consideró que tenía la facultad de permitir que un tercero se uniera al arbitraje si una parte existente solicita la unión y si el tercero consiente por escrito en unirse. El Tribunal también consideró que dicho consentimiento puede darse en la propia cláusula arbitral, o en un documento elaborado después de iniciado el arbitraje.
  • Sin embargo, el Tribunal no aceptó que el Segundo Demandado hubiera dado su consentimiento para participar en el presente arbitraje simplemente porque firmó el Acuerdo de Joint Venture. El Tribunal esperaba que se hubiera utilizado una redacción expresa si el Segundo Demandado aceptaba unirse. En cuanto a los hechos, tampoco parecía haber consentimiento otorgado después del inicio del arbitraje. Como el Demandante no cumplió con el requisito de demostrar que el Segundo Demandado había acordado por escrito unirse, la Solicitud de Incorporación falló.

Luego, el demandante presentó una citación inicial en el Tribunal Superior solicitando que la decisión del Tribunal sea revocada y / o anulada por completo. El Tribunal Superior sostuvo que el Tribunal no se había equivocado al negarse a incorporar al Segundo Demandado al Arbitraje.

  • El Demandante impugnó la decisión del Tribunal sobre la base de que el Tribunal sí tenía jurisdicción para permitir la incorporación del Segundo Demandado al Arbitraje. El Demandante argumentó que el Segundo Demandado había consentido en unirse mediante: (a) la firma del Acuerdo de Joint Venture que, en virtud del acuerdo de arbitraje en la cláusula 36.3, incorporó el Artículo 22.1 (viii) de las Reglas de la LCIA de 2014; y (b) a través de su conducta al comportarse como si ya fuera una parte legítima en el Arbitraje. El Demandante también sostuvo que la intención detrás del Acuerdo de Joint Venture era que todas las partes pudieran unirse a cualquier arbitraje que surja del Acuerdo de Joint Venture.
  • El Tribunal Superior determinó que el consentimiento requerido en el artículo 22.1 (vii) de las Reglas de la LCIA de 2014 puede establecerse en las siguientes tres situaciones:
    • cuando la tercera persona y la parte solicitante hayan dado su consentimiento por escrito a dicha unión después de la Fecha de Inicio (definida en el Artículo 1.4 de las Reglas de la LCIA de 2014 como la fecha en la que el Registrador de la LCIA recibe la Solicitud de Arbitraje de la parte que desea comenzar la arbitraje);
    • cuando la tercera persona y la parte solicitante hayan dado su consentimiento a dicha unión por escrito anteriormente en el acuerdo de arbitraje; o
    • cuando el consentimiento por escrito de la tercera persona y la parte solicitante de dicha acumulación implique la aplicación de una combinación de (a) y (b) anteriores.
  • En este caso, el quid de la cuestión era si el Segundo Demandado, en virtud de haber firmado el Acuerdo de Joint Venture y ser parte del acuerdo de arbitraje en la Cláusula 36.3, también había consentido por escrito en unirse como parte del Arbitraje. El Tribunal Superior respondió negativamente a esta pregunta.
  • El Tribunal Superior no estuvo de acuerdo con la afirmación del Demandante de que el simple hecho de ser signatario y parte del Acuerdo de Joint Venture y, por lo tanto, el acuerdo de arbitraje, era suficiente en sí mismo para constituir el consentimiento por escrito del Segundo Demandado a ser unido en cualquier referencia arbitral que involucre cualquiera de las otras partes del Acuerdo de Joint Venture:
    • Primero, la redacción sencilla del párrafo 1 (viii) del artículo 22 no se presta a tal interpretación. La disposición se refiere al consentimiento de la tercera persona «a dicha unión por escrito …» que figura «en el Acuerdo de Arbitraje» si dicho consentimiento se dio antes de la Fecha de Inicio. No hay ninguna mención en la regla de que el consentimiento requerido por escrito se encuentre simplemente por ser parte de un acuerdo de arbitraje, sin importar cuán generalmente esté redactado.
    • En segundo lugar, si bien es posible y compatible con la libertad conferida por la autonomía de las partes, que un acuerdo de arbitraje pueda redactarse en términos que estipulen clara e inequívocamente que una tercera persona (por ser parte del contrato y del acuerdo de arbitraje contenido en el mismo) también significa su consentimiento por escrito para unirse como parte en cualquier referencia arbitral entre cualquiera de las otras partes del acuerdo de arbitraje, la Cláusula 36.3 del Acuerdo de Joint Venture no contenía el consentimiento claro e inequívoco necesario por escrito del Segundo Demandado para unirse al Arbitraje entre el Segundo Demandado y el Demandante.
    • El Tribunal Superior también acordó que para que se active el artículo 22.1 (viii), el consentimiento de la tercera persona para unirse debe ser expreso y por escrito. Por lo tanto, incluso asumiendo, argumentando , que el consentimiento podría estar implícito o inferido en este caso en virtud de que el Segundo Demandado es parte del Acuerdo de Joint Venture y del acuerdo de arbitraje, aún no sería suficiente para cumplir con los requisitos mínimos del Artículo 22.1 (viii) de las Reglas de la LCIA de 2014. Por las mismas razones, el Tribunal Superior rechazó el argumento del Demandante de que la conducta del Segundo Demandado podría considerarse como una sugerencia de que había dado su consentimiento para la acumulación.
  • El Tribunal Superior también consideró convincente el argumento del acusado basado en la doctrina de la doble separabilidad. Esta doctrina distingue entre el contrato de arbitraje original entre las partes y el contrato separado que surge entre los árbitros de una disputa en una referencia de arbitraje particular. Esto se debe a que la tercera persona (que puede ser parte del contrato de arbitraje original) es un extraño al segundo contrato que surge entre los árbitros en la referencia de arbitraje de que el consentimiento de la tercera persona para unirse es obligatorio y esencial. Aplicando esto al presente caso, a pesar de que el Segundo Demandado ya es parte del acuerdo de arbitraje, aún se requeriría el consentimiento del Segundo Demandado a participar en un arbitraje entre el Demandante y el Primer Demandado.

Conclusiones clave

  • Debe recordarse que, si bien los principios fundamentales de la autonomía y el consentimiento de las partes se encuentran en el corazón del arbitraje, el mero hecho de que una parte haya firmado un contrato multipartito no sería suficiente en sí mismo para constituir el consentimiento para unirse a la vigencia. procedimientos arbitrales.
  • Por el contrario, si existe el consentimiento requerido dependerá de una interpretación adecuada de la redacción de las reglas del arbitraje institucional seleccionado y de si la redacción del acuerdo de arbitraje de las partes es suficientemente clara e inequívoca.
  • En el momento en que se redactan los contratos de múltiples partes, a veces existe la suposición equivocada de que todas las partes cooperarán en caso de que surja una disputa posteriormente. En la práctica, este es raramente el caso y, por lo tanto, a menudo es imposible obtener cualquier tipo de consentimiento después de que ha cristalizado una disputa.
  • Por lo tanto, las partes de un contrato multipartito deben tener cuidado de revisar las reglas de su institución arbitral seleccionada e incluir la redacción adecuada en su acuerdo de arbitraje, si su intención es permitir una «unión forzosa».

¿Te gustó nuestro articulo? Recuerda que puedes darle tu puntuacion en «tarifa» más abajo, y compartirlo en las principales redes sociales. En caso que tengas alguna inquietud respecto esta noticia hazla saber en la seccion «comentarios».

Estamos atentos, y apreciamos tu intervención.